Loading...

El viernes empieza nuestro fin de semana

logo wolters kluwer

Antonio Galán

CFO

23 personas personas a cargo

Más de 10 años en un cargo directivo

3 hijos


Conciliar….por fortuna siempre he trabajado en empresas en las que la conciliación entre la vida personal/familiar y la profesional era crítica para la cultura y los valores de las compañías. Incluso en algunas de estas compañías los managers tenían en sus objetivos la conciliación de las personas de sus equipos. Esto no significa que se trabaje menos, o más relajado; significa que se tiene que trabajar de manera más organizada y con un gran respeto hacia las agendas de las personas.

Recuerdo algún momento por los años 2002-2007 en los que era realmente difícil contratar gente con talento si no eras capaz de ofrecer una cultura donde la conciliación familiar y profesional fuera uno de sus pilares. Muy atrás se quedaron los años, al menos en mi caso, cuando empezaba mi vida profesional, en los que te decían que se sabía cuándo entrabas pero no cuando salías….

Obviamente, la tecnología de hoy en día ha cambiado radicalmente la forma de trabajar. Antes solo podías hacerlo desde la oficina y ahora prácticamente desde cualquier lugar, en cualquier momento y desde cualquier dispositivo. Obviamente es una ventaja para conciliar, pero no podemos caer en el error de estar conectados las 24 horas. El tiempo que pasamos con nuestra familia y/o amigos debe ser tiempo de calidad, para que se sientan escuchados y respetados.

Llevo en Wolters Kluwer poco más de un año y uno de los aspectos que más valoré cuando tomé mi decisión de unirme a la compañía fueron las distintas opciones que tenía para conciliar.

En mi caso particular el horario flexible me permite llevar a mis hijos de vez en cuando al colegio, llegar a tiempo todos los días para cenar con ellos y compartir un rato agradable. Todavía son pequeños para que me cuenten lo que han hecho durante el día, por lo que nos centramos más en jugar. Les encanta cuando estamos todos juntos y compartimos sus juguetes, su bien más preciado… o vemos juntos algún episodio de sus dibujos animados preferidos.

Tener los viernes por la tarde libres es otra de las medidas que más aprecio. El viernes es el día que, sí o sí, mi mujer y yo vamos a recoger a los niños al colegio. Les hace mucha ilusión que vayamos todos juntos, porque ésta es “nuestra” tarde. Si hace frío merendamos en casa un chocolate con churros, con permiso pleno para mancharnos todo lo que queramos… y cuando ya empieza el buen tiempo bajamos al parque hasta que acabamos muertos de cansancio.

Aquí empieza nuestro fin de semana, que aprovechamos para ir todos a la piscina, hacer algo de deporte en familia y disfrutar con el resto de la familia y amigos.

¿Quieres recibir información de #papiconcilia? Suscríbete a nuestra newsletter

contacto

Puedes contactar con nosotros vía mail o nuestras redes sociales

#mamiconcilia