Loading...

De profesión mago o malabarista

logo mondele

Sergi Ballell

Managing Director Meals Iberia

100 empleados a cargo

7 años en un cargo directivo

2 hijos


Me encanta ver la cara de mis hijos cuando les digo que papá es un mago malabarista. Su expresión de sorpresa y orgullo no tiene precio.

Disfruto contándoles historias de “mi cole” (así es como llamamos a mi trabajo en casa). Papá también tiene sus obligaciones y va a clase,como ellos.

¿Y qué trucos sabes hacer? – me pregunta mi hija.

Y yo respondo: trabajar desde casa con el resto de mis compañeros que están en Madrid o en cualquier otra parte del mundo.

¿Y sabes hacer malabares? – pregunta mi hijo.

Sí, porque soy capaz de desayunar contigo y llevarte al cole, ir al trabajo, atender varias reuniones, acompañar a mi equipo, recogerte, llevarte a entrenar al tenis y estar contigo en la cena.

Me gusta bromear con ellos sobre estas cosas. Pero ahora que lo pongo por escrito no puedo dejar de sentirme afortunado por poderhacerlo y por poder ser ejemplo para que otros también lo intenten.

Vivo en Barcelona, la gran mayoría de mis reportes directos están basados en Madrid y mis jefes y otros compañeros de trabajo repartidos por toda Europa. Son las tecnologías y la flexibilidad que me da la organización para la que trabajo las que me permiten ser un mago-malabarista.

Como padre, quiero estar presente en la vida de mi familia. Ellos me necesitan y yo a ellos. La satisfacción la obtengo cuando siento que doy lo mejor de mí mismo en todas las facetas de mi vida. En Mondelez, lo llamamos “Be at your best”, y lo definiría como una manera de estar en la vida. La compañía, otros directivos de la organización, la función de Recursos Humanos, nos hacen vivirlo día a día, y ponen a nuestra disposición herramientas y políticas que lo hacen posible.

Es verdad que hay puestos que no permiten ausencias, reuniones que no se pueden retrasar o ignorar, situaciones de crisis en las que debemos estar en la trinchera y épocas en las que no se puede ni respirar. Es en esos momentos en los que debemos ser conscientes de nuestra responsabilidad y buscar los medios necesarios para estar dando el 100% física y mentalmente en el trabajo pero que nuestra vida familiar se vea afectada lo menos posible.

No puedo imaginar que mis hijos me digan que no he podido asistir a la fiesta de fin de curso o que me he perdido un partido importante. A eces ocurre, pero me gusta hablarlo con ellos; es complicado y requiere de esfuerzo, pero también se puede hacer.

Mi conclusión de todo esto es que como personas somos algo más que trabajadores. Somos padres, hijos, hermanos, amigos, parejas.

Hay que cuidar los distintos aspectos que componen nuestra vida y debemos trabajarlos en equilibrio. Cada uno marca sus prioridades; yo sin duda lo tengo claro. Para poder ser el profesional que soy y estar en mi mejor versión de mí necesito este equilibrio.

¿Quieres recibir información de #papiconcilia? Suscríbete a nuestra newsletter

contacto

Puedes contactar con nosotros vía mail o nuestras redes sociales

#mamiconcilia